http://editorialcreacion.es/libros-papel/psicologia-y-autoayuda/el-manual-de-veronica?category_rewrite=el-manual-de-veronica
Resultaría infructuoso presentar esta cuidada y extensa obra publicada por la Editorial Creación, de un modo diferente a cómo propone la ilustración de su portada. Un manual de la vida muy personal, cuya proposición consistirá en hacer realidad tres deseos: Salud, Dinero y Amor. Aunque ahí quedará igualmente la oportuna advertencia. Si la elección es acertada, el deseo concederá conocimiento, felicidad y amor; si es equivocada, sólo dará poder, dinero y sexo; incluso, si no hay suerte, siempre se podrá repetir el deseo, pero el tiempo será cada vez menor...

Aunque bajo esta propuesta tan apetecible para el deseo se esconda una historia de Amor y Temor, la historia de una Princesa y un Caballero al encuentro del Cáliz y la Espada que, sin saberlo, siempre custodiaron, desde un punto de vista formal se trata de un original ensayo epistemológico. Más concretamente, en relación al conocimiento que el ser humano ha transmitido de sí mismo a través de su historia para poder liberarse del miedo. Bien a través de su percepción más plena y espiritual de la realidad (tanto oriental como occidental), bien por el difundido a través de las últimas aportaciones científicas, médicas o psicológicas, incluso pasando por el que se encuentra encriptado en su simbología más pagana, está presente en las circunstancias cotidianas o simplemente ha quedado reflejado en la música de su tiempo. 

Con esta exposición de un conocimiento tan variado, tan concreto en su unicidad última como enfocado a la meditación a la que también será invitado el lector, el autor irá dando respuestas libres de prejuicios, y equilibradas en su faceta más humanista, a las inquietudes, ansiedades e incertidumbres más contemporáneas de las sociedades actuales relacionadas con su destino individual y colectivo. Con su asimilación y asociación de ideas, que animarán a profundizar en la lectura, se irá identificando con más claridad el sentido último de la existencia terrenal, o qué deseos convendrá satisfacer definitivamente en la vida. En realidad, la historia del ser humano en la búsqueda permanente del Paraíso perdido que realizará en su particular avatar terrenal. Así, esta narración relacionada con los tres aspectos básicos de la existencia humana, que en algún momento de la vida cualquier persona querrá hacer realidad, irá cobrando progresivamente una perspectiva mucho más enriquecedora y entretenida para la lectura. Para lograrlo, se provocará de un modo muy didáctico la pasión por la conducción de un particular vehículo terrenal: un todoterreno de carne y hueso. Esta sencilla analogía con el organismo humano será la seña de identidad de este singular manual de instrucciones. El todoterreno, pero sobre todo su conductor, el alma (la psyche), serán sus protagonistas, pues de ambos se harán constantes alusiones para tratar de enfocar la mejor forma de conducir la realización de cada uno de los deseos que eleve a las alturas su conjunto psíquico y somático. Y en la medida que entrañará esta dificultad, se realizará desde diferentes puntos de vista y niveles de conocimiento para satisfacer dicho reto. Después de todo, el todoterreno no será más que una propuesta más contemporánea del mito del Carro Alado de Platón, actualizada con el conocimiento que el paso de los siglos ha aportado a la sabiduría.

Respecto a la Salud: un recorrido ameno por los resquicios de la salud mental, corporal, alimentaria, pero sobre todo anímica. Con pasajes de una didáctica irrepetible, más allá de cualquier inteligencia emocional, que hará de la comprensión del organismo humano, de sus sensaciones, emociones, pensamientos, sentimientos..., una necesidad tan satisfecha como necesaria. Con la introspección que caracterizará este capítulo para desgranar el comportamiento humano, y que seguramente hará las delicias de los amantes de los todoterrenos por las similitudes que éstos tendrán con la naturaleza psicosomática humana (mente/conductor y cuerpo/vehículo), se irá desarrollando el resto del libro. Y uno de los momentos más memorables, será el dedicado al uso del “GPS”. Por lo que convendrá no perder ninguno de los detalles requeridos para el manejo de estos vehículos hechos a imagen y semejanza de su Creador, si se quiere encontrar la ruta que conduce a descubrir el lugar donde se oculta el elixir de la vida contenido en un grial muy personal. De esto dependerá que se disfrute con más pasión de los dos capítulos restantes, ya que su lectura aleatoria carecerá de sentido alguno, tal y como se advierte en la introducción de la lectura.

Respecto al Dinero: no sólo debería ser obligado el estudio de este apartado a una edad temprana para comprender los males que afligen al mundo global, sino que su puesta en práctica haría de éste un mundo mejor, más equitativo y libre. Después de todo, hacer dinero “difícil” con una propuesta tan sencilla para la autorrealización personal de cada vocación, resumida en tres pasos increíbles, tendría que ser una actividad más que enriquecedora para todos. Este capítulo, iniciado igualmente en su desarrollo con su correspondiente léxico (pero no obligado en la lectura si no se desea), será imprescindible para poder sobrevivir en el actual mundo “civilizado”, donde naufragar en la economía, y en su terminología financiera, no será una opción. Quizás, un capítulo muy dirigido a los que pretendan hacer dinero “fácil”, y necesiten un discurso magistral como el que ofreció en Stanford en 2005 Steve Jobs -Apple- cuando ya era multimillonario, para que así no puedan ignorar, con la ausencia de un saber tan fundamentallas consecuencias que tienen las relajaciones cuantitativas del dinero y las asociadas a su codicia, muy conocidas desde antaño cuando las advirtieron Martín de Azpilicueta, Luis de Alcalá, Luis de Molina o José Penso de la Vega, en una España aún imperial.

Respecto al Amor: mejor leerlo para comprender el fin último del amor verdadero, muy alejado del amor romántico. Difícilmente se encontrarán en esta temática unas propuestas tan sorprendentemente argumentadas, cuyo fin último, quizás, también sorprenda: te necesito, te deseo, te quiero, te amo... Amada, en el amado transformada. Por otra parte, el apartado del manual más extenso -casi 300 páginas de las 750 que componen esta obra-, en las que se irán fusionando en una única meta, a modo de conclusión, todos los aspectos relacionados en los dos capítulos previos. ¿El objetivo?, darle sentido a todo crecimiento personal, vital y trascendental… en el uso de sus “tres cerebros”, ahora constatados por la ciencia, para que la existencia terrenal sea un hecho satisfactorio, más próximo al del mundo utópico al que se debería aspirar, que al del mundo distópico que se ha terminado por ambicionar en la actualidad y parece conducir al mundo a su propia catarsis natural. Y esta circunstancia, parece que difícilmente se podrá eludir sin que se haya hecho realidad este último deseo. Es decir, que no se podrá evitar con el uso del cerebro límbico; mucho menos, con el del cerebro reptiliano; ni siquiera, con el córtex en el uso conjunto de los dos anteriores cuando éste actué visceralmente sin corazón.

Y para acompañar y amenizar los argumentos mayores, la lectura irá acompañada de todo tipo de ganchos.

Quizás, lo más sorprendente de esta obra resida en mucha de la simbología presente en el día a día de nuestras vidas, que ahora, gracias a Yazel -¿Robert Langdon?-, cobrará con su significado un nuevo sentido en la realidad para todos los amantes de Los secretos. Esos enigmas ocultos, heredados siglos tras siglos de nuestros antepasados, irán ilustrando cada capítulo para facilitar la comprensión de la lectura. Muchos de ellos, arraigados en la propia cultura española: desde las figuras cercanas de Sancho y Quijote (como una representación dual del desempeño del ser humano), al cabalístico Árbol de la Vida embebido en el Escudo de España (con un recordatorio esencial, tan lleno de sabiduría como olvidado: desde pequeñito se endereza el arbolito), hasta llegar a las necesidades homeostáticas que las figuras de la sota, el caballero y el rey de la baraja española, tendrán que superar en vida (y bien podrían haber inspirado a Abraham Maslow siglos después a la hora de identificar las motivaciones que mueven el mundo).
Del mismo modo, resultará sorprendente conocer la simbología que subyace en la iconografía que representa el sentir de las principales civilizaciones o credos, que también deberían ser comprendidas y asimiladas desde una edad temprana, y terminará por hacer de la mística medieval una necesidad obligada a la hora de comprender la esencia del ser humano actual. Todo ello, ¡cómo no!, a partir del tesoro oculto que los Templarios debieron mostrarle al mundo una vez para liberarlo, pero hasta el día de hoy ha pasado desapercibido en su significado más profundo para la mayoría de los mortales. O casi oculto, ya que esos misterios parecen estar presentes simbólicamente por doquier, incluso en prácticas tan dispares en las pasiones despertadas popularmente como son la tauromaquia o el golf… O implícitos en la simbología oculta detrás del Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci, del juego de la oca o la rayuela... En cualquier caso, simbologías y numerologías confluyentes en su esencia, como una representación de los misterios de la vida según las diferentes percepciones de sus principios fundamentales, muchos de ellos imperantes por su ausencia en parte de los diferentes modos de vida actual.
En estos mismos términos, pero más lúdicos, también se desgranarán los mensajes más subliminales que a tal efecto el Séptimo Arte podría estar difundiendo en sus creaciones más legendarias de las últimas décadas: La Guerra de las GalaxiasBlade Runner -El Marchante de Espadas- o Forrest Gump…, para que el ser humano se libere del Matrix mental con el que pueda interpretar su realidad más frustrante o repleta de mucha postverdad. Posiblemente, muy condicionada por El Señor de los Anillos..., o por la ausencia de maestros como Yoda, cuyas enseñanzas impregnarán la lectura para los más benjamines mientras dan sentido a otras más milenarias en el manejo de una Espada de Luz.
Cada uno de esos secretos, por otra parte, mostrados abiertamente con diferentes lenguajes y representaciones a través de siglos de historia y de sabiduría, terminarán por confluir en una meta única y necesaria para comprender el fin último del ser más sabio de este mundo: el del Homo sapiens. Sobre todo, si éste no quiere conocer su verdadera naturaleza de la mano de quien mejor podría reflejársela: Verónica, Véronique, Vera-eikon… Este nombre propio, según la sabiduría popular medieval, no será más que la imagen verdadera, el icono, que reflejará la persona más cercana y amada sobre nuestra personalidad, y cuyo nombre dará título a la obra. Un nombre muy acertado, porque en su ánimo tendrá que hacer uso de tales instrucciones, si quiere desempeñar su papel con la asertividad y la empatía propia de su humanidad, para que la persona que proyecte psicológicamente su forma de ser en su nombre, pueda comprender la realidad en la que vive, esta vez, sin miedos, odios ni sufrimientos.
Pero los ingredientes que harán atractiva esta lectura no acabarán aquí. Casi, se trata de un audio-libro que puede ser escuchado. Y no se trata de un artificio argumental más. Puede que lo más adictivo del mismo, con el permiso de la Amígdala cerebral y del Núcleo Accumbens en sus adictivas propuestas, protagonistas también del manual, sea su banda sonora, pues toda la temática del libro estará entreverada de inesperadas citas de las canciones más significativas de las últimas décadas. Todas ellas serán imprescindibles para que la lectura sea lo más asequible posible a la comprensión del mayor número de personas. En particular, resonarán con más fuerza en la mente las referidas al pop español de una época tan denostada como añorada sigue siendo para muchas personas la década de los 80. No menos sorprenderán las adaptadas del inglés, cuyos significados últimos difícilmente se podrían haber supuesto en su literalidad de no haber estado en el contexto adecuado. Sin duda, mientras se realice la lectura, cada evocación sonora erizará muchos bellos y despertará las emociones más inesperadas, no sólo en los más melómanos o más nostálgicos, sino en los más curiosos o más incrédulos con el sentido último de la vida. Lo que sí es seguro, es que, como mínimo, se echará de menos una canción muy en particular.

En definitiva, un libro lleno de frescura, orientado a los amantes de la sabiduría, del entendimiento o del crecimiento personal que dará la conciencia más plena, expuesto desde un punto de vista integrador, donde todas las visiones personales tendrán que servir para sumar con la práctica de la inteligencia emocional propuesta, durante el proceloso intento de búsqueda de la felicidad y la inocencia perdida. Pues ese será el gran reto del ser humano en su devenir terrenal: percibir la belleza de su vivencia con el único punto de vista que le evite confrontar su verdad con el de la persistente realidad proyectada por su Paraíso. El que le dará la verdadera dimensión de su insuficiencia humana en la realización de tres deseos. Una montaña, cuyo camino repleto de vicisitudes se tendrá que ascender con un... todoterreno.
"Es sólo el coche que conducimos; la morada en la que residimos; la imagen tras la que nos ocultamos; el camino al que estamos unidos..." I grieve. Peter Gabriel.
¿Que qué tienes que hacer a partir de este momento?, accede al interior con la oportuna Llave, abre la guantera y saca el manual de instrucciones. Con él en las manos, seguro que desearás aprender a conducirlo con toda el alma y la pasión.